Todo sobre tu programa de Employee Branding

Programa de Employee Advocacy: ¿qué aspectos tener en cuenta antes de implementarlo?

Seguro que has oído alguna vez hablar del concepto Employee Advocacy, pero tal vez no te quede muy claro qué es eso y qué debes hacer para implementar un programa de Employee Advocacy en tu empresa.

Hoy te voy a contar en qué consiste exactamente esta estrategia tan en alza actualmente, y cómo puedes utilizarla en tu empresa para obtener grandes beneficios.

¡Empecemos!

¿Qué es el Employee Advocacy?

Si yo tuviese que definir este concepto, diría que el Employee Advocacy es una forma de defensa de la empresa que se realiza por parte de sus propios empleados. Una definición más precisa la podemos extraer del White Paper Employee Branding 2019 realizada por BeAmbassador, según el cual “el employee advocacy se construye a partir de la percepción de la marca corporativa que interiorizan y proyectan los empleados”.

Sí, imagina que trabajas en cualquier empresa y alguien dice algo negativo de ella en redes sociales. Tú sales al paso para hacer frente a ese comentario. 

Eso, en pocas palabras, es Employee Advocacy. El parapeto de la marca personalizado en el trabajador.

Seguro que te estás preguntando “El trabajador no va a defender porque sí a su empresa”, y tienes razón. Te explico. En muchas ocasiones la relación de un trabajador con una marca es la típica laboral de toda la vida: yo trabajo para ti y tú me pagas. Listo.

Sin embargo, lo ideal es tener dentro de la empresa un equipo que se vincule de la forma más estrecha posible con ella, que sienta que es parte importante de ella y que tiene un papel fundamental en la empresa. Es solo en ese momento cuando el trabajador entenderá que lo que haga o diga será el espejo en el que se miren otros usuarios para percibir a la empresa de una forma u otra. Cuando el trabajador perciba a la marca como parte de él mismo, será cuando podrá defender a la marca. Y eso se consigue con una buena estrategia de Employee Advocacy.

Siempre es positivo tener un soldado de la empresa en tus filas

Como te puedes imaginar, existen numerosos beneficios en un programa de employee advocacy, algunos bastante fáciles de ver para todos. 

Hay muchos casos en los que la marca en la que trabajas puede tener menos usuarios en su comunidad que tú mismo, sobre todo, si eres de los que trabaja de forma potente su propia marca, ya sea personal o no. Esto puede ser ventajoso para la empresa en la que trabajas porque, si tú compartes uno de sus contenidos, el alcance que va a tener va a ser mil veces mayor que el que tenga con el perfil correspondiente corporativo. Además, no puedes perder de vista que, en un modo similar a lo que pasa con el marketing de influencers, y según estudios, los usuarios dan mucha más credibilidad y confían más en lo que dicen de una empresa sus trabajadores. Hay estudios que afirman que los usuarios leen 16 veces más una publicación realizada por parte de un amigo (perfil personal) que la que hace una marca.

Ahora piensa lo que puede suponer que un usuario que es un embajador de la marca puede suponer. 

¿Qué hay que considerar antes de implementar un programa de Employee Advocacy?

Como digo, un employee advocate no nace de los árboles, sino que se crea y se construye con una estrategia determinada. 

Naturalmente, antes de implementar un programa de Employee Advocacy, es fundamental tener en consideración una serie de aspectos muy importantes que veremos a continuación.

Si bien es cierto que un brand advocate puede ser cualquiera de tus trabajadores que se sienta bien trabajando contigo, es importante buscar a las personas que crees que pueden hacerlo mejor, que son más proclives para la labor. Hay que preparar el camino y hacer una tarea importante de prospección. 

La cultura de la empresa

Este aspecto es imprescindible, aunque muchísimas más veces de las que debería pasa completa y absolutamente desapercibido.

Hay que saber que implementar un programa de employee advocacy funciona mucho mejor en empresas con una cultura actual, abierta, que permiten el libre intercambio de ideas, y que no castigan a sus trabajadores por cometer errores. Empresas que permiten que sus trabajadores estén relajados y tranquilos. Solamente en un entorno como este, el trabajador podrá llegar a querer a su empresa. 

Definir los objetivos de la empresa de cara al programa de Employee Advocacy

Como en todos los aspectos de la vida, es importante conocer los objetivos para saber el punto al que se quiere llegar. Por eso es importante, antes de nada, establecer y definir de una forma muy clara los objetivos que se pretenden lograr con el employee advocacy. 

El público al que se dirige la marca

Este punto está íntimamente ligado al punto anterior. Antes de implementar un programa de Employee Advocacy hay que pensar muy bien si tus trabajadores tienen seguidores y comunidad que vaya alineada con el público objetivo al que la empresa se dirige.

Te pongo un ejemplo: si tu empresa se dedica al marketing digital y principalmente se dirige a CEOs y directivos, si la comunidad de tus trabajadores son trabajadores de un nivel mucho más bajo, es muy posible que no consigas los objetivos que se persiguen. 

Por ese motivo, es muy importante analizar a la perfección y con el mayor detalle posible las comunidades y audiencias de los posibles candidatos a participar en el programa.

Si tu empresa es más pequeña, tal vez puedas revisarlo a grosso modo y de forma manual, pero si se trata de comunidades más grandes, vas a necesitar una herramienta especializada sí o sí.

Ve más allá

Una vez hayas realizado este análisis, no te quedes en la superficie. Ve más allá para marcar la diferencia. Intenta localizar a aquellos trabajadores cuya audiencia en redes sociales sea similar a la de la empresa. De esta forma, podrás aprovecharla y utilizarla como herramienta. 

Luego, averigua cómo es la presencia en redes sociales de los trabajadores. ¿Con qué frecuencia publican y en qué plataformas? ¿Qué contenido comparten? ¿Cuáles son sus motivaciones sociales? Usa esta información para elaborar tu programa.

Incentiva a quien te apoya

Está claro que nadie hace nada a cambio de nada. Por eso, debes definir desde el principio un plan de incentivos a tus embajadores de marca como punto fundamental para implementar un programa de Employee Advocacy con éxito.

Estas son solo algunas consideraciones antes de implementar un programa de Employee Advocacy, pero seguro que a ti se te ocurren muchas más. ¿Quieres contárnoslas?

Josué Hernández Suárez

La #startup como escuela. Pienso siempre en cómo crecer más con menos #GrowthHacking. Consultor de Employee Branding & Advocacy Solutions en Redes Sociales para organizaciones y grandes empresas.

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Comentario
Name
Email
Website